jueves, 15 de noviembre de 2007

Sigue la búsqueda

Poco dura la alegría en casa de los pobres. Ayer gracias a Álvaro, un lector de este humilde blog, contacté con un tal Manuel. Era un amable tipo que finalmente no podía ir al concierto y vendía dos entradas, al módico precio de 45 euros cada una. Sí, todavía quedan buenas personas en este mundo. Mala suerte la mía que las acababa de vender cuando le llame. Le conté mi historia y parecía conmovido, así que si le falla el comprador por alguna razón soy la primera de su lista. Pero la verdad es que hay pocas posibilidades, así que seguimos buscando. No dejéis de ayudarme. Mi salud mental está en juego.S.O.S

2 comentarios:

Persona Conmovida dijo...

Diosss, ¿se puede tener más mala suerte?
Por favor, que alguien le venda una entrada a esta chiquilla, o lo que es más, ¡¡¡que se la regale!!!!!

Anónimo dijo...

Mira, yo los vi de gratis, fui engañado, pero que grupo mas malo por dios, tu de cultura musical poco no?